Emprendiendo – Capitulo II

harrods… Así que al día siguiente, me atavié con las mejores galas que había podido comprar en United Colours of Benetton gracias a mucho esfuerzo y, por qué no decirlo, al descuento que la casa me ofrecía amablemente por doblarles y venderles todos aquellos jerseys con una gran sonrisa y, me dispuse a tomar el Underground con destino al centro de la ciudad.

La tienda a la que me dirigía estaba una manzana anterior al mítico Harrods y justo al lado del metro de Sloane St., una zona elegante.  Al llegar a la tienda pregunté por la encargada.  Pronto me recibió una inglesa con estilismo rubio-de-bote-Madonna y con la más amable de las sonrisas me saludó: “Hello Isabel!!”.  “De hecho… yo no soy Isabel”… mi frase la confundió… “juraría que yo esperaba a una Isabel…” dijo mirando un cuaderno que portaba… pero cuando le regalé toda la historia de que mi amiga Isabel había conseguido otro trabajo el día anterior y por no desaprovechar la entrevista allí estaba yo en su lugar… hizo que los siguientes 3 años, mi vida se convirtiese en un periplo diario de 15 minutos de caminata a la parada de un autobús que siempre tardaba un mundo en llegar a la estación de Ealing Broadway, más 14 paradas de metro con dos cambios de línea… Todo esto era lo que separaba a diario mi modesta habitación del trabajo; alrededor de 1:45 (x2!)… ¡y los madrileños se quejan!…

En cuanto mis finanzas lo permitieron, cambié mi residencia al centro, donde viví el resto de mis años londinenses.  Siempre he sido tremendamente perfeccionista en las cosas en las que me he embarcado y creo que fue eso lo que les hizo a las empresas comenzar a promocionarme de un puesto a otro superior.  Como siempre encuentro pasión en todo lo que hago, llegué a ser asistente de expansión para la apertura de nuevas tiendas de la cadena y años más tarde a Directora Ejecutiva en esa misma empresa… pero ese capítulo ya llegará.  Comencé a viajar a nuevas ciudades británicas que ni siquiera podía visitar, pues siempre estaba abriendo tiendas (¡Era el Forest Gump de las inauguraciones de tiendas!).  Algo me decía que mi vida se estaba abriendo a nuevos horizontes.  Londres es una ciudad dura y la empresa que gestionaba esta marca por aquel entonces, no eran precisamente famosos por promocionar extranjeros a más de lo que yo había llegado, así que momento llegó, me compré una máquina de escribir (con diskettera y todo) y escribí mi nuevo CV.  Había decidido que 7 años en el sector ya eran suficientes como para poder mejorar los ingresos.

Tal y como funciona el secreto de la vida… cuando ponemos la firme intención por lograr algo, que el Universo confabula para que lo alcancemos, como dice el Gran Paulo Coelho en El Alquimista.  Al día siguiente y sin todavía haber comenzado a aporrear las teclas de mi nueva máquina, recibí una llamada en la tienda.  Era una antigua encargada contándome que me había propuesto en la nueva empresa en la que trabajaba para el puesto de Responsable Nacional de Ventas y Marketing de una nueva línea de ropa que iban a lanzar!!!

… Años después aprendí que se llama Ley de la Atracción Universal

… To be continued…

Anuncios